Reconociéndose

Al despertar, antes de comenzar su rutina diaria, miró su rostro cada vez menos terso y jovial, distinguió unas pequeñas canas que se asomaban en la sien, y descubrió una nueva imagen de sí misma. Nunca le tuvo miedo al paso del tiempo pero los últimos años habían sido rudos y aceleraron el proceso de desgaste tan propio de la edad sin que lo notara gradualmente.

Mientras se miraba al espejo y surcaba las nuevas líneas de su rostro con el dedo, por primera vez entendió lo que le decía su tía “No te darás cuenta cuando dejes de ser una lola, y se vengan los años encima“. Era extraño, la autoimagen que tuvo en su cabeza durante tanto tiempo era muy distinta a la que veía ahora en aquel espejo. No era sólo la piel, también la mirada, su sonrisa, y el sentimiento que la embargaba cuando pensaba en todo lo que había pasado durante los últimos 5 años y que hoy se veían reflejados en la mujer madura y plena que veía en el espejo.

Sonrió, cerró los ojos un momento y tocó sus labios con delicadeza.
Ésta era la mujer que buscó por tanto tiempo entre llantos y alegrías, entre decepciones y renaceres, la que había ocultado en el miedo, y hoy al fin veía la luz.

Suspiró, y luego respiró lentamente, ya no era necesario esconderla, ya estaba lista para dejarla salir.

Anuncios

Publicado por

Carolina

Escribo porque es la forma que conozco para abrir los sentidos, revalorar la experiencia, observar, escuchar, sentir, estar atentos a lo que nos rodea, y despertar a la vida.

One thought on “Reconociéndose”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s