Consuelo

Las piernas le temblaban, casi no podía mantenerse de pie, el pecho apretado y los ojos hirviendo, cantaba para no morir.

Publicado aquí.

Espectadora

Hoy solo le quedaban energías para cocinar algo rico para compartir, sentarse a observar la calle, y pasar la tarde tejiendo pañitos con mantras de amor para los suyos, sentirse un poco menos espectadora y más participante en la fulminante carrera de vida actual.

Publicado aquí.