Partida

En ese momento no existen posesiones, dolores ni envidias, se olvida el rencor y las más profundas desidias. Solo queremos aferrarnos al abrazo de quienes amamos para vencer el miedo, y soltar la vida.

Publicado aquí.

Anuncios