Amor perruno

Sus patas tan cansadas que apenas podía moverse, pero sus ojitos miraban fieles, atentos, expectantes a mi llegada, como siempre.

Publicado aquí.

Anuncios