Noche ajena 

‪Solo observa sus manos sin pensar, sintiendo las heridas reabiertas en el choque, dejando ver la cicatriz del último diluvio. El cielo negro, perpetuo, definitivo, acechando al borde del camino mirándole fijo con los ojos ajenos, distantes y desconocidos.

Publicado aquí.

Anuncios