Crisis

Sentía que todo acababa, las manos le sudaban, le faltaba el aire. El mundo estaba vacío, negro, agudo. Los ojos le hervían y la mente no paraba de pensar en lo caótica que resultaba su existencia… era una nueva crisis.

Anuncios

Retraso

Cabeceando con el vaivén del tren durmió 5 minutos, fue lo suficiente para pasarse las 3 estaciones que definirían su futuro.