Percance

Tan coqueta y engreída que iba, no vio el escalón. Cayó al suelo y su falda de rompió. Sonrojada, ahora sí era el centro de atención.

Anuncios